web analytics

El Ayuno Intermitente para Diabéticos

Las corrientes actuales de la medicina vienen acompañadas de dietas exóticas y los ejercicios más complejos, pero más allá de las tendencias Fitness, podemos afirmar que algo tan simple como el ayuno podría, ni más ni menos, salvar tu vida.

 

Ayunar no quiere decir pasar hambre. Se pasa hambre cuando la comida es escasa, cuando el esfuerzo no es deseado sino inevitable, así como en los tiempos de guerra y hambruna. En otro sentido, se han confirmado los efectos favorables de limpieza, restauración y purificación del abstenerse voluntariamente a no comer.

Existen tantos ejemplos en la historia y sorprendentemente, las primeras apariciones registradas del ayuno van hasta las civilizaciones más antiguas. Los griegos fueron unos de los tantos que apropiaron el ayuno en sus hábitos/costumbres y son incontables las culturas que lo hicieron de igual forma con fines espirituales y de salud.

 

El ayuno no tiene una duración especifica: puedes hacerlo por un par de horas a un par de días y seguirlo por un par de meses. Ahora, hoy damos a conocer el Intermitente.  Podemos decir que es el patrón alimenticio en donde balanceamos las horas del ayuno con otras pausas de consumo regular.

 

 

Diabetes y Dietas

Sea del primer tipo o del segundo, la Diabetes se corona como una de las enfermedades más comunes, afectando tanto a los niños como a los adultos. Las estadísticas actuales son negativas pero lo aterrorizante está realmente, en lo que se ve a futuro.

 

Esta enfermedad se caracteriza por ser la incapacidad del organismo a producir suficiente insulina o al utilizarla de manera errónea, boicoteando el funcionamiento del organismo.

 

Cuando ingerimos alimentos, lo hacemos también con la energía que se incluyen en esos alimentos y existe una hormona muy importante en esto – Insulina – que es comúnmente producida por el Páncreas y también por carbohidratos y proteínas.

Por más increíble que suene, es peor comer mucho a comer poco.

 ¿Comer Mucho es Malo?

 

Si prestamos atención a nuestro alrededor y a como funcionan las cosas en pleno siglo XXI, podemos percibir todas las mentiras que nos quieren meter en la cabeza las grandes empresas de comida. “Múltiples bocadillos a lo largo del día para estar saludable” Patrañas.

 

Hace poco se extrajeron estudios realizado por dos investigadores y publicado en el Nutrition Journal, estableciendo que: el ayuno provee efectos altamente favorables en la presión sanguínea, la sensibilidad a la insulina y en los lípidos como el colesterol y triglicéridos.

 

Sabemos los beneficios, pero aún no explicamos cómo funciona. Podemos decir que el cuerpo vive en dos estados distintos – El recién alimentado, con altos niveles de insulina y el estado de ayuno, con poca insulina.

 

En resumen, el cuerpo almacena energía o la quema directamente, y el  secreto está en balancear ambas rutinas. Si se combina el ayuno con el consumo regular, no se ganarán nuevas libras. Es una o la otra; así de simple.

 

 

Beneficios Detallados del Ayuno Intermitente

 

Es muy probable que no consideres el ayuno como un hábito adecuado si no se ha presentado ningún inconveniente en tu salud, pero sí que debería ser una opción si tienes indicio de Diabetes o ya la padeces… ¿Por qué?

 

A diferencia de las dietas que reducen las calorías, el Ayuno intermitente propulsa tu metabolismo, dirigiéndose a la pérdida de grasa corporal.

 

Veámoslo desde la perspectiva de supervivencia: Cuando no comemos, el cuerpo utiliza toda la energía almacenada como cual combustible en auto, para así permanecer activos un poco más de tiempo, el necesario para conseguir algún otro alimento.

 

Este fenómeno es comprobado de manera muy clara gracias a varios estudios – 4 días de ayuno continuo probó aumentar un 12% al rango del metabolismo basal. Los niveles de Norepinefrina en un 117% y los ácidos grasos en torrentes sanguíneos subieron hasta un 370%.

 

0 Pérdida de Masa Muscular

 

Al contrario de lo que pasa con las dietas de restricción calóricas, el ayuno no quema músculos alguno. Así se solía temer, pero gracias a investigaciones realizadas en el 2010, se ha comprobado que se puede reducir la grasa en un 11%. Notaron también una drástica reducción en los niveles de colesterol “malo” o LDL (Lipoproteína de baja densidad) y triglicéridos.

 

Esto se extrajo al observar a un grupo de personas que participaron en un ayuno intermitente por 70 días (1 dia de comida y 1 sin consumir). Lo sorprendente: su pesaje inicial promedio marcaba un estimado de 52 kg y concluyeron con 51.9 kg.

 

¿La explicación? El cuerpo produce más hormona de crecimiento durante el ayuno para mantener músculos y huesos sanos, y  la masa muscular suele permanecer en el mismo punto hasta que la grasa corporal baja hasta un 4%. Entonces, la mayoría de las personas no se arriesgan a agotar su musculatura al practicar el ayuno intermitente.

 

Revierte la Resistencia a la Insulina

 

El Diabetes de tipo 2 es el que se denomina por su particular condición de rechazo a la Insulina. Esto sucede cuando hay mucha azúcar en el organismo y, las células no responden automáticamente a la hormona o simplemente no .

 

Podríamos decir que para revertir esta condición, tienen que pasar dos cosas distintas:

 

  • Detener la ingesta de azúcar, para no contrarrestar la saturación.
  • Quemar el azúcar restante del cuerpo.

 

Mejora el Estado del Corazón

 

Los altos niveles de glucosa provenientes de la diabetes de tipo II, resultan muy dañinos para los vasos sanguíneos y todos esos nervios que controlan el corazón. Entre más tiempo se padezca de diabetes, más alto el chance de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

 

En cambio, si logramos bajar el azúcar en la sangre mediante el ayuno intermitente, este riesgo a padecer del corazón disminuirá y por ende, menor el riesgo de sufrir un infarto.  Además de esto, este tipo de ayuno está probado a reducir la presión arterial y todos los marcadores inflamatorios asociados con  enfermedades crónicas.

 

Estimula la Capacidad Cerebral

 

Múltiples estudios han demostrado que el ayuno intermitente también atribuye a muchos factores neurológicos, beneficiando al enfoque directo y la atención, el tiempo de reacción, la memoria, cognición y genera nuevas células del cerebro.

 

Como los estudios de experimentos estándares, se realizaron pruebas en ratones en donde demostraron reducir la inflamación cerebral y  que de igual forma, previene los síntomas del Alzheimer.

 

 

Sólo Algunos NO Deberían Ayunar

 

  • Individuos menores de 18 años y ancianos
  • Mujeres embarazadas o con sobrepeso
  • Pacientes diabéticos en tratamientos medicados
  • Personas con desórdenes alimenticios
  • Quienes sufran de repetidos episodios de estrés
  • Personas que se sometan con constancia a duros entrenamientos

 

 

Recomendaciones

 

Se aconseja intentar algunas dietas un poco menos exigentes, antes de practicar el ayuno intermitente. Esto no se debe a algún riesgo posible sinó que es la clave para que funcione con un más alto rendimiento, ya que el cuerpo necesita moldearse al reemplazo de la glucosa que tanto se acostumbra con el de la grasa.

 

Queriendo decir que eliminaremos la mayor cantidad de azúcares, granos, legumbres y aceites vegetales refinados. Este primer paso va a minimizar la cantidad de tiempo estimado para ver resultados y se extenderá la fuente de energía aprovechable en las grasas.

 

Debido a que algunos medicamentos para la diabetes, tanto orales como en inyecciones, son tomadas con los alimentos, necesitas ser cuidadoso con el ayuno y asistir a tu médico para que te aconseje sobre los métodos más seguros para ayunar.

El Ayuno Intermitente para Diabéticos
Valora este Artìculo